Mi circo

Sonaban las trompetas y todos estaban nerviosos por salir. Darlo todo, sonreir y hacer olvidar al público exigente todos sus problemas sólo al entrar por la carpa colorada.
Mi vida es un circo… ¡y he aquí el presentador!