evitando el desastre

oda a los señores taxistas de Barcelona que son buenas personas y devuelven lo que una loca (en este caso, yo) se olvida enmedio de la caotica nevada en su taxi.. !!!


visca!!!